DICHOSA PALABRITA

Eres libre.
Piensa bien en esta palabra:
Libre.

Para pensar y actuar
con relativa libertad
necesitarás
-aparte de verlo para creerlo-
repetirte unas cuantas veces
la dichosa palabrita:
Libre, libre, libre…

¿Quién?
¿Por qué?
¿Quién ha decidido
que tú seas libre?
Es cierto
que es algo que no eliges,
pero también
es algo que necesitas.

Sin embargo,
a veces te esperan ahí fuera,
con los brazos abiertos sólo
si haces lo que ellos quieren.
Entonces yo te digo,
repítetelo una y otra vez:
Libre, libre, libre…
Y empezarás a creer
un poco más en ti.

1 comentario:

Linkshändig dijo...

Muy buena, gran poetisa!

"Pero en rimas consonantes, si me extrañas, mandame un fax"

Un abrazo, chicota!!!