DUDO, LUEGO ¿EXISTO?

Cuando un porvenir se aleja,
viene una duda
y me habla del destino.
Me miente con palabras
que son sinceras
pero que a mí me resultan
ruines.

Son los años que no tengo,
la vida que quiero tener,
los viajes que aún no he hecho,
el libro, a medio terminar,
encerrado en mi ordenador.

Un supuesto día
podría dejar de ser yo
pero también sería dudosa.

1 comentario:

PuBLiC eNeMy! dijo...

que guapa está esta (valga la redundancia)