ARTE DE AMAR


No es que tengan miedo
de que les vean,
aunque saben que podría
ocurrir y por eso
ninguno de los dos
lo dice.
Pasean por el centro de Madrid,
dos personas normales,
mirándose de reojo
y hablando,
alguna sonrisa,
nervios.
Nadie los conoce,
pero ellos se sienten observados
en cada momento
y quieren quedarse solos,
quieren comprenderse
el uno al otro...
A veces, el sabor
del qué dirán
incluso hace todo
más divertido.
Es sólo entonces
cuando se plantean repetir
(¿comer, cenar,
o quizás el hotel?)
y no les resulta
tan horrible
el placer por el placer.

2 comentarios:

Linkshändig dijo...

Mola el poema. Deberías dedicarte a ello. XD

Un saludo, moza!

renata dijo...

hola,
soy una amiga de Rocio...
mola lo q escribes :)
he visto q quieres aprender el portugues no? pues yo soy brasileña.... si quieres te puedo ayudar ;)
un beso